Categoría: Transformación digital

Pasos de la transformación digital

Los procesos de transformación digital son complejos. Incluye a todas las personas de una organización, a todos los departamentos, todas las líneas de mando y poder, así como la infraestructura física y emocional de la organización. Como imaginarás, la gestión de todas estas variables es compleja. 

Por ello, desde Be Now, siempre recomendamos atacar la transformación digital por fases, abordando de manera estratégica e inteligente cuales son los pasos que debemos dar. 

Insistimos en las palabras estratégica e inteligente, ya que uno de los grandes peligros de este proceso es que cuando lo concluyamos, ya hayan caducado las infraestructura y los flujos que hayamos implantado. ¿Inquietante, verdad?

Por ello, siempre es interesante ir de la mano de expertos de confianza en el área, que ofrezcan servicios de consultoría sinceros, es decir, no ligados exclusivamente al negocio y a la idea de vender proyectos.

El planteamiento del proceso de transformación digital suele arrancar con una chispa, que normalmente es un problema que solventar. Nos encontramos que nuestros datos no están seguros o que no podemos compartirlos, que la competencia ofrece servicios que nosotros no podemos dar por falta de infraestructura, o incluso que no podemos analizar bien la información que generan nuestros clientes, por ejemplo.

La generación que lidera estos proyectos no son normalmente nativos digitales, y eso les (nos) añade una dificultad para ejecutar el proceso. 

Este es un momento clave, que podemos convertir en una verdadera oportunidad e iniciar un proceso, que va a conllevar esfuerzo y recursos, pero que ya no es una opción. La transformación digital es obligatoria para la supervivencia de cualquier negocio, lo que sí es opcional es el nivel de profundidad de esa transformación digital. 

Llegados a este punto, nos encontramos en un momento crítico, ya que es imprescindible un cambio cultural en quien impulsa la iniciativa, que suele ser la dirección general, pero también en el resto de la organización, y este no es un proceso sencillo. De hecho, es un proceso que se complica por una razón muy básica: la generación que lidera estos proyectos no son normalmente nativos digitales, y eso les (nos) añade una dificultad para ejecutar el proceso. 

Afortunadamente, la generación de los Baby Boomers y la X hemos hecho un esfuerzo importante por adaptarnos a esta realidad y hemos reestructurado nuestros mapas mentales para liderar procesos de transformación digital muy exitosos. De esta forma, es importante comunicar bien en qué va a consistir el cambio y cuáles van a ser los beneficios para toda la plantilla.  

El siguiente paso es analizar en qué punto está la organización y, sobre todo, lo que queremos alcanzar al desarrollar este proceso. Esta será la clave para realizar un diagnóstico certero de lo que necesitamos para alcanzar los objetivos y además, detectar qué tecnologías nos van a ayudar mejor a ello.

Este no debe ser un proceso destructivo, todo lo contrario, debemos aprovechar los conocimientos, las personas, las infraestructuras y los desarrollos con las que contamos para impulsar el cambio, reaprovechándolos  e integrándolos en los nuevos flujos y procesos de trabajo. 

Cuando ya sabemos dónde estamos, hacia dónde queremos ir y con lo que contamos, es el momento de planificar las fases. Esta es una de las claves de la transformación digital, ya que al tratarse de un proceso complejo y largo es  importante detectar por dónde empezar siendo conscientes de la fugacidad y la necesidad de inmediatez que eso conlleva. De nada sirve implantar una tecnología con un plan de 5 años… seguro que antes de acabar ha quedado obsoleta.

Y  a partir de ahí nos ponemos en marcha con la ejecución. Dependiendo del punto en el que se encuentre la compañía y hasta donde queramos llegar, habrá que comenzar por un punto u otro. No será lo mismo empezar por poner los datos en la nube para que sean accesibles para todas las personas de la organización, que el proceso nos lleve hasta implantar una estrategia de Internet de las cosas para conectar dispositivos entre sí y que estos datos nos sirvan para tomar decisiones de negocio. 

Y por último, pero no menos importante, no olvidemos que la clave está en saber que este es un proceso en el que lo fundamental son los datos y las personas. A partir de ahí, debemos saber cuál es la mejor forma de que las personas utilicen los datos, accedan a ellos y, sobre todo, como estos datos se analizan para sacarle el máximo partido.

Bien, ¿Y por dónde arrancamos?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por Begona González

Begoña tiene 20 años de experiencia en el sector de la comunicación, el marketing digital y la influencia. Ha trabajado en diferentes agencias de comunicación y marketing digital. A lo largo de este tiempo ha trabajado para clientes como Netflix, Spotify, Coca-Cola, Repsol o Suavinex.

Hablamos tu lenguaje, recibe información sobre comunicación y marketing digital

Entradas Recientes

Ayudas y subvenciones para la transformación digital

Ayudas y subvenciones para la transformación digital

Nos encontramos en el mejor momento para emprender procesos de transformación digital, las ayudas y subvenciones para empresas, y en especial para Pymes se van a acelerar debido al proceso de incentivos que prevé la Unión Europea por el Covid-19.

leer más
El movimiento No Code o programar sin código.

El movimiento No Code o programar sin código.

Una serie de plataformas que, combinadas entre sí, pueden satisfacer cualquier necesidad de desarrollo, de manera modular y escalable, con la ventaja de que se presentan con interfaz visual y permiten automatizar numerosas acciones.

leer más